Para acompañar a esta impactante pieza de Messiaen, comencé a buscar en mi archivo imágenes que de algún modo me transmitiesen las mismas emociones que la música sin pararme a reflexionar cuándo fueron tomadas, dónde o por qué. Me interesaba sacar las fotografías de su entorno creando una pieza en la que la música aportara la narrativa, dando cohesión a imágenes que aparentemente nada tienen en común.

El compositor se refiere a una mirada, la de los profetas, pastores y magos al niño Jesús, llena de sorpresa, extrañeza e inquietud.